Un hombre casi pierde la vida por morderse las uñas

Luke Hanoman, un hombre británico casi pierde la vida por el mal hábito de comerse las uñas,  esta mala costumbre le causó infección con  consecuencias graves.

Hanoman se comían la piel alrededor de las uñas constantemente a causa de los nervios,  hasta que un día empezó a tener síntomas parecidas a los de la gripe, temperaturas alta, pulso acelerado, sudores fríos y temblores.

El hombre siguió trabajando con estos síntomas,  hasta que su madre lo llevo al hospital, donde le diagnosticaron la sepsis, conocido también como envenenamiento de la sangre, una complicación que se desarrolla ante una infección grave y que pude causar la muerte.

El joven permaneció 4 días en el hospital, y los médicos lograron salvarle la vida.  Según Hanoman “tuvo suerte” de salir con vida, ya según una organización del Reino Unido unos 44.000 mueren de la sepsis cada año.

Tu opinión cuenta

comentarios

Cargando...